Una pena, parece que han perdido la ilusión por la cocina